sábado, 28 de junio de 2008

Calor y dispersión

El trabajo cansa, si hace calor más, pero es peor estar en casa sudando. Por eso no he escrito nada, aunque he pensado ya en muchos temas al acercarme a la máquina empiezo a notar el calor que desprende y se me quitan las ganas.
Me he pasado la semana tirado en la sombra escuchando música, Sade refresca, pero se echa de menos el mar, Dina Washington relaja, pero para el secano nada mejor que el blues. Lo malo del blues es que no se puede saborear sólo, hay que acompañarlo de licor, y eso da calor. Al final ACDC, Barón Rojo, Sepultura, System of a Down, Rammstein, Mr. Bungle, To-Mera y Apocalyptica acompañados con un poco de Gardel, Fats Waller, Wilko Johnson, Miles Davis y Reverend Horton permiten mantener las constantes vitales. Lo justo para esperar a la noche y soñar con que la música les haya provocado pesadillas a los niños que jugaban por la tarde en el patio haciendo tanto ruido.
Cada una de las canciones me evoca recuerdos, unos reales y tros deseados, pero esa es otra historia.

3 comentarios:

jnj dijo...

Lo malo del blues es lo mal que combina el calor con el bourbon; pero siempre queda la alternativa mojito o una buena limonada casera con un toque de hierbabuena, que aunque carezca de alcohol, si cierras los ojos, por el paladar y los oídos te puede llegar Nueva Orleans.

Chin-chin.

SISCOBLOGS dijo...

Pues realmente con el calor la actividad en la red baja considerablemente, pero por suerte llegará el invierno..

CaO dijo...

Comparte alguno de los recuerdos de los que hablas, tengo ganas de volver a leerte.